Entre las preocupaciones de algunas empresas de alimentos y bebidas por el nuevo etiquetado frontal está la reconversión del portafolio de productos y las implicaciones legales y de negocios, de acuerdo con expertos de la consultora Ernst & Young (EY).

“A partir de la regulación del 1 de octubre es una preocupación que tiene múltiples temas: el portafolio de productos, sobre cómo las organizaciones están haciendo reconversión en sus portafolios; y temas de marcas, con implicaciones de negocio y legales”, comentó Gilberto Lozano, socio de Estrategia de la firma, en conferencia.

Leer más…