Los mercados financieros internacionales registraron este miércoles una fuerte turbulencia, ante mayores temores de una recesión global, tras débiles datos económicos en Alemania y China, principalmente.

El nerviosismo ocasionó pérdidas generalizadas en las plazas accionarias y en las monedas emergentes, y una mayor demanda de activos refugio, como el oro y los bonos estadounidenses.

En México, este entorno propició que el principal indicador bursátil disminuyera a niveles de hace cinco años y una pérdida de más de 30 centavos en el peso.

Leer más…