A todo el mundo le encanta un buen truco que ayude a mejorar la productividad. Los consejos inteligentes para sacarle más provecho a cada hora de trabajo son un género muy apreciado que incluye desde complicadas listas de tareas y relojes automáticos en forma de tomate, hasta consejos sobre la concienciación y los méritos de andar descalzo. Eso sin mencionar las supuestas ganancias en cuestiones de creatividad y de concentración al rodear tu escritorio con los colores rojo y azul.

Pero hay una acción que rara vez aparece en estas listas, a pesar del creciente volumen de evidencia que sugiere que tiene un prominente efecto sobre la productividad física y mental: trabajar en un lugar con buena calidad de aire.

Leer más…