La flexibilidad en el suministro es el alma de todos los negocios de alimentos y bebidas. Reducir y eliminar riesgos al tiempo que aumenta la oferta, la velocidad y la escala de las cadenas es la forma en que las aplicaciones de seguimiento y localización ayudan a los fabricantes a estabilizar y alcanzar los picos de demanda con el tiempo.
La industria de alimentos y bebidas está en un punto de inflexión con restricciones de tiempo, costo, cadena de suministro y visibilidad. El proceso en tiempo real y el monitoreo del producto son la nueva normalidad. Cuanto mayor sea la visibilidad y la coordinación para atender la convivencia multigeneracional de consumidores y la omnicanalidad de las plataformas de compra, cuanto más fácil se vuelve para los sectores alimentos y bebidas.
Los productores de la industria alimentaria deben superar las siguientes limitaciones:
• Plazos de entrega cortos.
• Grandes volúmenes.
• Bajos márgenes.
• Mayor precisión en la realización de pronósticos.
• Flexibilidad y comunicación en los procesos de fabricación.
• Gestión de vida útil y normas de calidad.